jueves, 13 de diciembre de 2012

SUPER-PORTEÑO

“¿Es una bomba?... ¿Es un plato volador?... ¡Tan ágil como un felino! ¡Tan potente como un rinoceronte!... ¡y mas veloz que el sonido para luchar contra el mal!"
De esta manera aparece Sónoman, el primer superhéroe argentino en la revista Anteojito Nº 108 en 1966.

Cuenta la historia que Don Manuel García Ferré, quería inventar un superhéroe nacional ante el éxito televisivo de Batman, y le encarga al dibujante Osvaldo Walter Viola (Oswal) la tarea de crearlo.
Oswal encara dicho proyecto creando a un personaje capaz de viajar por el espacio convertido en un agudo y penetrante silbido a una velocidad de 340 mts por segundo, haciendo que los oscilógrafos siempre detecten su presencia porque su poderosa frecuencia absorbe a los demás sonidos.

Sonoman tenía poderes tales como el de desmaterializarse juntando sus manos por encima de su cabeza donde se conviertía en sonido. Amante de las partituras de Mozart, nunca necesitó matar a nadie pues "combate el mal con su mejor arma, la inteligencia".
Originario del supercivilizado planeta Sono, viajaba a grandes velocidades (convertido todo su cuerpo en una onda de sonido) emitiendo un sonido difícil de soportar. Además tenía un "sono-auto".

Sonoman, era el mismisimo sonido, y cuando arribaba al lugar de destino, se producía un armonioso estallido musical, con ecos y encantadoras vibraciones, del que iba surgiendo la figura azul del superhéroe.
Finalmente, Sonoman podía aumentar su fuerza hasta el equivalente de "tres rinocerontes embistiendo".

Al dibujo lo acompañaban un sinnúmero de exuberantes personajes secundarios, como "Bangcrash", "Oriente Lin", y el "Hombre Museo" (este último capaz de recorrer toda la historia universal recolectando cosas). También se encontraba el "Dr. H. H. Eclu", quien al momento de sacar sus conclusiones primero enunciaba las iniciales de cada palabra de su frase, como por ejemplo "E.H.A.M.", para luego decir "Este Hombre A Muerto".

Esta historieta se extendió a lo largo de 10 años en la revista Anteojito hasta 1976. También fue editado en revista Antifaz y por Ediciones La Urraca.
En 1993 Sonoman vuelve a Anteojito con algunas diferencias en su aspecto físico y modificaciones de su guión original, para dar su última aparición en público.

Metejon de Barrio manteniendo la identidad porteña!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Introduce tu comentario....

jueves, 13 de diciembre de 2012

SUPER-PORTEÑO

“¿Es una bomba?... ¿Es un plato volador?... ¡Tan ágil como un felino! ¡Tan potente como un rinoceronte!... ¡y mas veloz que el sonido para luchar contra el mal!"
De esta manera aparece Sónoman, el primer superhéroe argentino en la revista Anteojito Nº 108 en 1966.

Cuenta la historia que Don Manuel García Ferré, quería inventar un superhéroe nacional ante el éxito televisivo de Batman, y le encarga al dibujante Osvaldo Walter Viola (Oswal) la tarea de crearlo.
Oswal encara dicho proyecto creando a un personaje capaz de viajar por el espacio convertido en un agudo y penetrante silbido a una velocidad de 340 mts por segundo, haciendo que los oscilógrafos siempre detecten su presencia porque su poderosa frecuencia absorbe a los demás sonidos.

Sonoman tenía poderes tales como el de desmaterializarse juntando sus manos por encima de su cabeza donde se conviertía en sonido. Amante de las partituras de Mozart, nunca necesitó matar a nadie pues "combate el mal con su mejor arma, la inteligencia".
Originario del supercivilizado planeta Sono, viajaba a grandes velocidades (convertido todo su cuerpo en una onda de sonido) emitiendo un sonido difícil de soportar. Además tenía un "sono-auto".

Sonoman, era el mismisimo sonido, y cuando arribaba al lugar de destino, se producía un armonioso estallido musical, con ecos y encantadoras vibraciones, del que iba surgiendo la figura azul del superhéroe.
Finalmente, Sonoman podía aumentar su fuerza hasta el equivalente de "tres rinocerontes embistiendo".

Al dibujo lo acompañaban un sinnúmero de exuberantes personajes secundarios, como "Bangcrash", "Oriente Lin", y el "Hombre Museo" (este último capaz de recorrer toda la historia universal recolectando cosas). También se encontraba el "Dr. H. H. Eclu", quien al momento de sacar sus conclusiones primero enunciaba las iniciales de cada palabra de su frase, como por ejemplo "E.H.A.M.", para luego decir "Este Hombre A Muerto".

Esta historieta se extendió a lo largo de 10 años en la revista Anteojito hasta 1976. También fue editado en revista Antifaz y por Ediciones La Urraca.
En 1993 Sonoman vuelve a Anteojito con algunas diferencias en su aspecto físico y modificaciones de su guión original, para dar su última aparición en público.

Metejon de Barrio manteniendo la identidad porteña!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Introduce tu comentario....