martes, 23 de abril de 2013

FRASES POPULARES: hoy 
                                    "ESE NO QUIERE MAS LOLA"

Lola era una marca de galletitas de principio de siglo XX fabricadas por Bagley, famosas por el cuidado en su elaboración, llevada a cabo con los mejores ingredientes y sin ningún tipo de agregado artificial.
Esto las convirtió en las preferidas de los grandes médicos especialistas que las recomendaban para la inclusión en las dietas de sus pacientes, sobre todo los que no podían ingerir alimentos convencionales.
Tanto fue así, que en los sanatorios, clínicas y hospitales comenzaron a incluirlas en la alimentación de enfermos de toda clase.

Cuenta la leyenda que una persona X había visitado a un amigo internado y mientras recorría junto a otra las instalaciones del nosocomio, fue a dar a la puerta de la morgue, de donde salía un enfermero empujando una camilla que portaba un cadáver.

Ante tal escena, el visitante luego de mirar pasar al macabro cargamento, giró, miró a su ocasional acompañante y le dijo: Ese, no quiere más Lola...", aludiendo a la condición de reposo del "fiambre", que ya no comería ni esa ni ninguna otra marca de galletitas.

Con el tiempo, la expresión comenzó a significar alguien desiste en su intento por alcanzar un logro inaccesible o alguien que abandona una tarea.

 

1 comentario:

  1. Excelente!
    Gracias por la divulgación.
    Javier

    ResponderEliminar

Introduce tu comentario....

martes, 23 de abril de 2013

FRASES POPULARES: hoy 
                                    "ESE NO QUIERE MAS LOLA"

Lola era una marca de galletitas de principio de siglo XX fabricadas por Bagley, famosas por el cuidado en su elaboración, llevada a cabo con los mejores ingredientes y sin ningún tipo de agregado artificial.
Esto las convirtió en las preferidas de los grandes médicos especialistas que las recomendaban para la inclusión en las dietas de sus pacientes, sobre todo los que no podían ingerir alimentos convencionales.
Tanto fue así, que en los sanatorios, clínicas y hospitales comenzaron a incluirlas en la alimentación de enfermos de toda clase.

Cuenta la leyenda que una persona X había visitado a un amigo internado y mientras recorría junto a otra las instalaciones del nosocomio, fue a dar a la puerta de la morgue, de donde salía un enfermero empujando una camilla que portaba un cadáver.

Ante tal escena, el visitante luego de mirar pasar al macabro cargamento, giró, miró a su ocasional acompañante y le dijo: Ese, no quiere más Lola...", aludiendo a la condición de reposo del "fiambre", que ya no comería ni esa ni ninguna otra marca de galletitas.

Con el tiempo, la expresión comenzó a significar alguien desiste en su intento por alcanzar un logro inaccesible o alguien que abandona una tarea.

 

1 comentario:

  1. Excelente!
    Gracias por la divulgación.
    Javier

    ResponderEliminar

Introduce tu comentario....