jueves, 2 de mayo de 2013

DOS COSTUMBRES BASTANTE EXTINTAS

En la actualidad existen ejemplos de actos que los porteños hemos dejado en el olvido, quizás por moda, por miedo, morbo, tabú...

Algunos ejemplos nos detalla Eduardo Wilde en su libro "Buenos Aires desde 70 años atrás"

 * Velorio del angelito

"...Esto ocurría más frecuentemente, y hoy mismo ocurre en la clase baja cuando muere una criatura; entonces se invita aún a las personas más indiferentes, y nada de extraño tiene que un individuo encuentre a otro en la calle y lo invite a ir a un velorio, aun cuando ninguno de los dos les haya visto jamás la cara a los dueños de casa..."

"...En el velorio se fuma, se bebe, y se toma mate; para acortar la noche se juega al truco o al monte, se baila, y gracias cuando la cosa no acaba a puñaladas. A veces son tantos y tan fuertes los empeños, que la madre o los deudos conservan por dos noches al angelito en exhibición, sacando provecho de la limosna con que contribuyen los concurrentes, de los que uno lleva una libra de hierba, otro un paquete de velas, el de más allá, cinco pesos, etc..."

* El saludo

"...Existía la costumbre invariable del saludo.
Todas las personas que se encontraban en la calle se hacían un saludo de paso; unos con una simple inclinación de cabeza, otros quitándose o tan sólo tocándose el sombrero; pero la generalidad en la clase culta con un «beso a usted la mano», «buenos días, tardes o noches», y a las señoras «a los pies de usted, etc.»..."

En la foto, una antigua costumbre, el campo se junta para "el velorio del angelito"
Triste retrato reflejado por Florencio Molina Campos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Introduce tu comentario....

jueves, 2 de mayo de 2013

DOS COSTUMBRES BASTANTE EXTINTAS

En la actualidad existen ejemplos de actos que los porteños hemos dejado en el olvido, quizás por moda, por miedo, morbo, tabú...

Algunos ejemplos nos detalla Eduardo Wilde en su libro "Buenos Aires desde 70 años atrás"

 * Velorio del angelito

"...Esto ocurría más frecuentemente, y hoy mismo ocurre en la clase baja cuando muere una criatura; entonces se invita aún a las personas más indiferentes, y nada de extraño tiene que un individuo encuentre a otro en la calle y lo invite a ir a un velorio, aun cuando ninguno de los dos les haya visto jamás la cara a los dueños de casa..."

"...En el velorio se fuma, se bebe, y se toma mate; para acortar la noche se juega al truco o al monte, se baila, y gracias cuando la cosa no acaba a puñaladas. A veces son tantos y tan fuertes los empeños, que la madre o los deudos conservan por dos noches al angelito en exhibición, sacando provecho de la limosna con que contribuyen los concurrentes, de los que uno lleva una libra de hierba, otro un paquete de velas, el de más allá, cinco pesos, etc..."

* El saludo

"...Existía la costumbre invariable del saludo.
Todas las personas que se encontraban en la calle se hacían un saludo de paso; unos con una simple inclinación de cabeza, otros quitándose o tan sólo tocándose el sombrero; pero la generalidad en la clase culta con un «beso a usted la mano», «buenos días, tardes o noches», y a las señoras «a los pies de usted, etc.»..."

En la foto, una antigua costumbre, el campo se junta para "el velorio del angelito"
Triste retrato reflejado por Florencio Molina Campos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Introduce tu comentario....