domingo, 23 de febrero de 2014

LA "VIEJITA" DEL MOROCHO

Muchos de nosotros, tenemos una imagen muy similar de Gardel en la cabeza.
Ese tipo con linda sonrisa, amigazo, varonil, de hablar "Gardeliano", siempre con alguna "pebeta" cerca...
Sin embargo en la vida real ¿Cómo le hablaría el "Zorzal Criollo" a su propia madre?

“… Estas son las novedades que tengo para contarte, seguiría hablándote una semana, pero sería siempre de lo mismo: trabajo, ya ves que puedes estar tranquila y contenta, pues no pienso en otra cosa..."

"... Espero que siempre me escribas contándome todas tus cositas que siempre las leo con todo cariño acordándose de mi viejita que tan lejos está ahora pero que pronto estará muy cerca, y algún día no muy lejano, para no separarnos más, y pensar solamente en nuestros buenos “piacheres” en compañía de buenos amigos, como dos viajeros que llegan al puerto de destino, después de haber batallado por la vida. Qué le vamos a hacer: si hubiéramos heredado!!! Entonces tal vez no te querría tanto, ni pensaría tanto en trabajar para nuestra tranquilidad…”

"... Querida viejita: aquí me tenés como siempre, muy contento porque sé que estás bien y contenta. ( ...) Yo gracias a Dios (toco madera), me encuentro muy bien de salud, de espíritu y de trabajo, todo muy importante en estos tiempos. Bueno mamita, ya sabés, saludá a todos de mi parte. De mi viejita no puedo decir nada pues cada vez la encuentro más guapa y fuerte, total todavía nos quedan 50 años de vida a cada uno...”


 
Carta escrita por Carlos Gardel a su madre (Fragmento). Nueva York, 13 de febrero de 1935. Está escrita a máquina, pero la despedida es a puño y letra.

Este es el humilde homenaje de Metejon de Barrio a un tipo porteño, como cualquiera de nosotros. Salú Carlitos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Introduce tu comentario....

domingo, 23 de febrero de 2014

LA "VIEJITA" DEL MOROCHO

Muchos de nosotros, tenemos una imagen muy similar de Gardel en la cabeza.
Ese tipo con linda sonrisa, amigazo, varonil, de hablar "Gardeliano", siempre con alguna "pebeta" cerca...
Sin embargo en la vida real ¿Cómo le hablaría el "Zorzal Criollo" a su propia madre?

“… Estas son las novedades que tengo para contarte, seguiría hablándote una semana, pero sería siempre de lo mismo: trabajo, ya ves que puedes estar tranquila y contenta, pues no pienso en otra cosa..."

"... Espero que siempre me escribas contándome todas tus cositas que siempre las leo con todo cariño acordándose de mi viejita que tan lejos está ahora pero que pronto estará muy cerca, y algún día no muy lejano, para no separarnos más, y pensar solamente en nuestros buenos “piacheres” en compañía de buenos amigos, como dos viajeros que llegan al puerto de destino, después de haber batallado por la vida. Qué le vamos a hacer: si hubiéramos heredado!!! Entonces tal vez no te querría tanto, ni pensaría tanto en trabajar para nuestra tranquilidad…”

"... Querida viejita: aquí me tenés como siempre, muy contento porque sé que estás bien y contenta. ( ...) Yo gracias a Dios (toco madera), me encuentro muy bien de salud, de espíritu y de trabajo, todo muy importante en estos tiempos. Bueno mamita, ya sabés, saludá a todos de mi parte. De mi viejita no puedo decir nada pues cada vez la encuentro más guapa y fuerte, total todavía nos quedan 50 años de vida a cada uno...”


 
Carta escrita por Carlos Gardel a su madre (Fragmento). Nueva York, 13 de febrero de 1935. Está escrita a máquina, pero la despedida es a puño y letra.

Este es el humilde homenaje de Metejon de Barrio a un tipo porteño, como cualquiera de nosotros. Salú Carlitos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Introduce tu comentario....